Select Page

Recordándote

Recordándote

Inmersos en las primeras páginas de 2016, año singular ya por el hecho de portar la bandera de lo bisiesto, atrás quedó febrero. 28, el día que para mi pueblo simboliza autonomía. Nuestra Andalucía. Que es poniente y es levante, tan comprendida como incomprendida. Quizás por ese continuo flirteo y desbarajuste cultural de tantos pueblos a los que sedujiste, te hayas convertido en un incesante semillero de artistas emigrantes que babean el sabor de tu idiosincrasia. No hace más de una semana uno de tus poetas en el exilio, apaciguando al artista rebelde, te regaló los oídos con una humilde honestidad, sellando con su pluma el sentido de ser parte de ti. Gracias Sabina.

No es que haya celebrado alguna vez el 28 de febrero con un entusiasmo patriótico desbordante, ni me sienta más andaluz o sevillano por no estar en ese suelo, pero tras escuchar a Sabina me dio por recordarte. Hoy te escribo a ti: Sevilla.

Ha sido febrero un mes de ausencias, ya por el hecho de no haber corrido a tu lado. Es el precio de una marcha. Aún me pellizca el alma la idea incesante de no haber formado parte de una marea roja de amistad, que cubrió los 42 sintiendo el asfalto de tus calzadas milenarias. Pero siendo febrero así de chiquito, es cuando más siento la rapidez con la que los días se acercan a la llegada de tu efervescencia. Huelen los rincones de marzo a ese devenir del cítrico que solo tú elegante portas. Y no se queda indiferente abril en olores y colores. Ya las ramas primaverales se extienden en el celeste de tu techo, que pinceles de Murillo tomaron prestado cuando la luna te escondía.

No es tu “sevillanía” arrogante lo que encandila a un pueblerino de comarca, enganchado a la belleza y al gusto con el que conservas el paso de tu historia. Ni ese “vacileo” costumbrista egocéntrico, que manifiestan tantos y tantos que se llenan la boca pronunciando que fuiste la puerta de las Indias. Reniego de ese amor superfluo y exhibicionista al que te tiene acostumbrado el señorío que te sostiene, inconsciente de la multiculturalidad de un acento; ganado a mano de viajeros románticos perennes a tu gracia.

  Hoy, hablo y profundizo en esa risa, en esa magia, en ese arte, que en su proceso de polinización engatusan a fieles residentes que abren esta, nuestra casa, con la idea de seguir haciendo de ti lo que siempre has sido: una puerta entre culturas.

Es por eso que hoy te escribo. Siendo ahora desde la distancia cuando más te siento.

 

CÓMO OLVIDARTE

 

Fácilmente me enamoré de ti.

Nací,

y sabía que me esperabas

con tus labios color primavera

y tu risa sureña.

De pequeño jugábamos a perdernos

en plazas de jazmín

donde mi alma aún se encoge

cuando pronuncio tu nombre.

Crecí,

y era en fiestas cuando más te quería.

Bailábamos al compás de tu río

y yo te olía desnuda

tu piel cubierta de incienso.

Maduré,

y aprendí a conocer tus sonrisas

escondidas tras piedra y tradiciones.

Y no me cansaba,

no me cansaba de mirarte.

Empecé a amarte,

y caminé sobre tu glorioso pasado.

Probé tus aguas sabor azahar,

memoricé tus esquinas flamencas

y los laberintos de mi locura siempre me conducían a ti.

Te di mi vida,

y presenté a otros,

iluminando los corazones más fríos e inhóspitos

con tu reputada gracia.

Rebosabas luz y alegría

cuando te cogía de la cintura

presumiendo de tu milenaria belleza,

que retorcía los recuerdos de tantos y tantos

que vinieron a quererte.

Ahora solo sueño,

sueño con encontrarte en otros labios

con los que madurar el almíbar de tu acento.

Y embriagarme en tus cuentos románticos

que suplan los olvidos de mis recuerdos.

A pesar de la distancia,

sigo amándote imperiosamente como si fueses solo mía.

Y ya no puedo,

No puedo olvidarte mi amor,

No puedo olvidarte SEVILLA.

About The Author

Creo que empecé a escribir para sentirme más vivo. Para sentir sin coladores las historias que penetran, que dan alas o que hacen pupa; ponerlas en letras ante la pena de su irreversible devenir en vagos recuerdos. Con la idea de no olvidarlas creé este blog, para compartirlas y conseguir que permanezcan vivas. Así que anímate y dalas a conocer comentándolas, evaluándolas y publicándolas en cualquiera de las redes sociales que manejas. Es sencillo lo tienes ahí arriba a un solo click.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ATENCIÓN



¡Qué bueno que andes por aquí! Mira, te cuento. Si cuentas con cinco minutos y andas buscando un rincón diferente, un espacio donde refugiarte después del trasiego del día, te invito a conocer mis relatos, poemas, viajes y reflexiones. ¿Y por qué seguir a un docente de lengua inglesa que superada la treintena le da por escribir? Pues por el simple hecho de volvernos más humanos, de sentir las palabras como medio para encontrarnos con nosotros mismos, de entender de manera más justa al prójimo, y en la más remota de las posibilidades para sanarte, como lo hace la escritura conmigo.

Os invito a embarcar en este velero incierto que hoy parte rumbo a un mar de letras, y que deseo no se canse de navegar.

Comentarios recientes

marzo 2019
L M X J V S D
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

SONSÓN

Share This
Suscríbete a Tinta del Sur

Suscríbete a Tinta del Sur

Podrás recibir cada nueva entrada y conocer cada novedad en Tinta del Sur

Revisa tu correo y completa el proceso de inscripción ;)