Select Page

No me digas “Te quiero”

No me digas “Te quiero”

¿Qué sentido le brindamos a un “te quiero”? ¿Resulta el querer un deseo perecedero, instintivo y egoísta o una tarea laboriosa, compartida, con sus sombras y destellos, que trabajar a diario como cualquier otro arte? Dicen que nacemos y sobrevivimos queriendo y sintiéndonos queridos, pero parece que no todos los intérpretes de vida pintan el querer con la misma paleta de colores.

 

No me digas te quiero

Tenía la bella costumbre de hacérselo después del desayuno.

Era cuando más le gustaba

consumíamos calendarios donde los meses sabían a eso que los románticos creen llamar amor.

La besaba de pies a cabeza, memorizando la sensibilidad de su dermis.

La desvestía aun estando ya desnuda

apartando las sábanas como cortinas que me conducían a los entresijos de la locura.

Qué decir de su espalda, un callejero imantado para mi boca errante.

Las cosquillas de sus pies tibios debajo del edredón.

No había forma de no enredarse en su lengua,

de eternizar los días en la isla de su cama.

Olía su cuello como huele el azahar en primavera,

estacional, intenso, embriagador.

Borracho me recostaba en su pecho

y allí sin mapa, ni brújula, ni manual de instrucciones

viajaba con mis manos a la perfección de su pubis

estremeciendo en suspiros en la sinapsis de sus piernas.

Con los días y la experiencia, en el jadeo de nuestros cuerpos

sentí lo irremediable,

un corazón latir diferente, más acelerado.

Entonces la agarré por la cintura

y en el frenesí de nuestros pulsos me dijo te quiero,

allí, como en tantas otras camas calientes

me arrugué, y mi pulso a diferencia del suyo

se enfrió para siempre.

About The Author

Creo que empecé a escribir para sentirme más vivo. Para sentir sin coladores las historias que penetran, que dan alas o que hacen pupa; ponerlas en letras ante la pena de su irreversible devenir en vagos recuerdos. Con la idea de no olvidarlas creé este blog, para compartirlas y conseguir que permanezcan vivas. Así que anímate y dalas a conocer comentándolas, evaluándolas y publicándolas en cualquiera de las redes sociales que manejas. Es sencillo lo tienes ahí arriba a un solo click.

1 Comment

  1. Me muero. Este suena mucho a historia verdadera, a momento clave. Pero no está todo perdido Jesús….ya hablaremos de esto en alguna cena española, entre brebaje y brebaje, que dirían los marinos.

    Responder

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ATENCIÓN



¡Qué bueno que andes por aquí! Mira, te cuento. Si cuentas con cinco minutos y andas buscando un rincón diferente, un espacio donde refugiarte después del trasiego del día, te invito a conocer mis relatos, poemas, viajes y reflexiones. ¿Y por qué seguir a un docente de lengua inglesa que superada la treintena le da por escribir? Pues por el simple hecho de volvernos más humanos, de sentir las palabras como medio para encontrarnos con nosotros mismos, de entender de manera más justa al prójimo, y en la más remota de las posibilidades para sanarte, como lo hace la escritura conmigo.

Os invito a embarcar en este velero incierto que hoy parte rumbo a un mar de letras, y que deseo no se canse de navegar.

Comentarios recientes

septiembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

SONSÓN

Share This
Suscríbete a Tinta del Sur

Suscríbete a Tinta del Sur

Podrás recibir cada nueva entrada y conocer cada novedad en Tinta del Sur

Revisa tu correo y completa el proceso de inscripción ;)