Select Page

Consecuencias de ser tan metódico

Consecuencias de ser tan metódico

Para los que sufren sorpresas en su misma cama.

 

Consecuencias de ser tan metódico

Tres años rondando su barrio

para cuatro besos sin lengua y un primer te quiero a los veinticinco.

Veinticinco los pasos al desguace de nuestra independencia

que no era más que un coche sin ruedas

y dos ventanillas rotas.

Dos los regalos en cada aniversario impar,

que se fueron duplicando cada año bisiesto con el avance de primaveras longevas

donde los jilgueros de alcobas prestadas parecían figuras perennes

en su afán por reproducirse.

Dos alquileres inestables donde primaba lo inmaterial, pero teniéndonos, intentamos jugar a ser felices.

Una la hipoteca estable de nuestro porvenir, donde desaprendimos lo vivido, irritados por lo material.

Cinco sus modos de agarrar la almohada que dibujé con el carboncillo de mis desvelos.

Cientos de desayunos compartidos, memorizando sus siete gustos por el café

según el color del penúltimo cielo de la semana.

Las tres naranjas que le hacían sonreír,

girando uno, dos, tres, exprimiendo el cítrico

como exprimíamos el jugo por la vida.

Dos los hijos que visionábamos en la embriaguez de nuestro sexo

pero que desechábamos cuando la realidad de nuestra cuenta corriente

insensibilizaba el alcohol y la libido de nuestra cama.

Veinticinco noches de hospital desparasitando los recuerdos de viajes tropicales.

Tres muertes y dos funerales,

al último le restaban veinticinco buenos días.

Cinco empleos mal pagados contando los últimos veinticinco minutos extraordinarios para tenerla entera

y estirar los puentes que conectaban los archipiélagos de nuestros veinticinco sueños anuales

Veinticinco los años que necesité para conocer los puntos cardinales de nuestro proyecto por querernos.

-Y es que no se puede ser tan metódico- me dijo una lengua sabia,

tantos números y años para volver a casa veinticinco segundos antes de lo previsto

y ver que en esos veinticinco minutos extra era otro quien calentaba mi mujer y mi lado de la cama.

 

About The Author

Creo que empecé a escribir para sentirme más vivo. Para sentir sin coladores las historias que penetran, que dan alas o que hacen pupa; ponerlas en letras ante la pena de su irreversible devenir en vagos recuerdos. Con la idea de no olvidarlas creé este blog, para compartirlas y conseguir que permanezcan vivas. Así que anímate y dalas a conocer comentándolas, evaluándolas y publicándolas en cualquiera de las redes sociales que manejas. Es sencillo lo tienes ahí arriba a un solo click.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ATENCIÓN



¡Qué bueno que andes por aquí! Mira, te cuento. Si cuentas con cinco minutos y andas buscando un rincón diferente, un espacio donde refugiarte después del trasiego del día, te invito a conocer mis relatos, poemas, viajes y reflexiones. ¿Y por qué seguir a un docente de lengua inglesa que superada la treintena le da por escribir? Pues por el simple hecho de volvernos más humanos, de sentir las palabras como medio para encontrarnos con nosotros mismos, de entender de manera más justa al prójimo, y en la más remota de las posibilidades para sanarte, como lo hace la escritura conmigo.

Os invito a embarcar en este velero incierto que hoy parte rumbo a un mar de letras, y que deseo no se canse de navegar.

Comentarios recientes

junio 2019
L M X J V S D
« Oct    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

SONSÓN

Share This
Suscríbete a Tinta del Sur

Suscríbete a Tinta del Sur

Podrás recibir cada nueva entrada y conocer cada novedad en Tinta del Sur

Revisa tu correo y completa el proceso de inscripción ;)