Select Page

El viejo y sus vicios de mar

El viejo y sus vicios de mar

 

Los hay nuevos, así como viejos, que en la ansiedad de su soledad apresuran la voluntad del corazón en la búsqueda de ese alguien, creyendo haber encontrado así, la solución a su falta de amor. Tienden estos espíritus a la idealización, a la creencia de que esa emoción supone plenitud, y el motor necesario para su estabilidad emocional. Bien es cierto que buscamos y necesitamos sentirnos queridos, pero ojo, no a cualquier precio, ni bajo cualquier vicio. Sino, escuchen a este viejo.

 

 

El Viejo y sus vicios de mar

 

Como buen romántico nunca supo ocultar sus vicios:

Escribía versos en papel de fumar

y los introducía en su colección de botellas de vinos jóvenes

para días más tarde lanzarlas al Mediterráneo

cuando no había rastro de estrellas ni de polvo lunar.

Curtido en los saberes del mar

no le fue necesario una educación reglada para la vida.

A sus sesenta las canas le coloreaban el rostro y la sal el pecho,

mostrando las huellas de una sabia supervivencia.

Él lo intuía,

le apodaban el loco en los corrillos del puerto de Sabinillas

cuando salía a faenar desafiando el terrible levante de las Indias.

Sonaban habladurías de que partía a la caza de sirenas,

pues no sabía mirar a los ojos de las mujeres, solo al mar y a sus criaturas.

Y menos adentrarse en el corazón de una de ellas,

a las que idealizaba y describía con su pluma de sangre de tiburón,

así lo decían sus poesías

cuando recordando mis olas de esperanza descorché un par de botellas suyas al otro lado del mar azul.

Nunca pudo enamorarse, quizá las amó antes de tenerlas

o las tuvo y no supo amarlas.

Ahora dicen que no lo ven por el puerto

que dejó todo su mundo atrás.

Pero no es cierto,

yo sé que navega,

y no precisamente a la deriva,

navega en la búsqueda de otro puerto para seguir con sus vicios desde la otra orilla.

 

 

 

About The Author

Creo que empecé a escribir para sentirme más vivo. Para sentir sin coladores las historias que penetran, que dan alas o que hacen pupa; ponerlas en letras ante la pena de su irreversible devenir en vagos recuerdos. Con la idea de no olvidarlas creé este blog, para compartirlas y conseguir que permanezcan vivas. Así que anímate y dalas a conocer comentándolas, evaluándolas y publicándolas en cualquiera de las redes sociales que manejas. Es sencillo lo tienes ahí arriba a un solo click.

1 Comment

  1. Parece un viejo nacido de las entrañas de Urano:
    andariego en el andar pero con el alma buscando donde anclar toda la pasion
    guardada nunca entregada
    solo concretada en sueños
    eso esta hermoso mi querido amigo

    Responder

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ATENCIÓN



¡Qué bueno que andes por aquí! Mira, te cuento. Si cuentas con cinco minutos y andas buscando un rincón diferente, un espacio donde refugiarte después del trasiego del día, te invito a conocer mis relatos, poemas, viajes y reflexiones. ¿Y por qué seguir a un docente de lengua inglesa que superada la treintena le da por escribir? Pues por el simple hecho de volvernos más humanos, de sentir las palabras como medio para encontrarnos con nosotros mismos, de entender de manera más justa al prójimo, y en la más remota de las posibilidades para sanarte, como lo hace la escritura conmigo.

Os invito a embarcar en este velero incierto que hoy parte rumbo a un mar de letras, y que deseo no se canse de navegar.

Comentarios recientes

abril 2019
L M X J V S D
« Oct    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

SONSÓN

Share This
Suscríbete a Tinta del Sur

Suscríbete a Tinta del Sur

Podrás recibir cada nueva entrada y conocer cada novedad en Tinta del Sur

Revisa tu correo y completa el proceso de inscripción ;)